Pelearse no arregla nada, lo sabemos de sobra pero aún así volvemos a caer en las discusiones acaloradas una y otra vez. Estas peleas muchas veces no pretenden esclarecer algo, sino reivindicarse o defenderse a uno mismo. Hay que tener gran autodominio para poder discutir sin pelearse. A continuación te presentamos una serie de sugerencias inspiradas en las ideas de Lawrence G. Lovasik:

No digas nada que pueda enfadar al otro
Las peleas siempre tienen que ver con el carácter y sus argumentos suelen estar […]