Hace algunos años, escuche en una conferencia sobre “amor conyugal”, una frase de un autor norteamericano (George Sim Johnston) que aconsejaba:

“give her a hug rather than a lecture”; (dale un abrazo más que una conferencia), y me ha pareció una buena idea. Para dar un abrazo, intenso, profundo, cercano, afectuoso, necesito recorrer un camino que he desarrollado en tres fases: “Conocer – Querer – Alcanzar el objetivo”.

1. CONOCER:

Para abrazar a alguien, necesito conocerle, apreciarle y de alguna manera, quererle. Y aquí podemos preguntarnos: ¿Se […]