El sociólogo Juan Meseguer nos informa de un tema candente, la conciliación laboral y familiar:

En teoría, las sociedades occidentales han asumido con naturalidad el lema “puedes tenerlo todo”. Y así, desean que más mujeres se incorporen al mercado laboral y, a la vez, que aumente la natalidad. La sospecha, sin embargo, es que el avance de uno suele producirse a costa del otro, al menos en aquellos países donde no hay una sólida política familiar. Para corregir su escasa implicación, la Comisión Europea ha propuesto una directiva con permisos parentales más largos y remunerados.
España es un país donde el trabajo y la maternidad se siguen viendo como un juego de suma cero. Según un informe del Club de Malasmadres, basado en 24.000 encuestas, el 58% de las mujeres aparca o ralentiza su carrera profesional tras ser madre. Un porcentaje similar a los que arroja el estudio Maternidad y trayectoria profesional, del IESE Business School: un 57% de las mujeres ha renunciado a empleos incompatibles con la maternidad, y un 53% afirma que ser madre le ha impedido una mayor proyección profesional.
Y no es la única renuncia. En el sondeo del IESE, mujeres (51%) y hombres (41%) declaran haber tenido menos hijos de los deseados; y haber dedicado a sus hijos menos tiempo del que hubieran querido (el 60% y el 63%, respectivamente).